¿QUIÉN TIENE EL PODER SOBRE TI?

En mi opinión, el poder sobre nosotros, sobre nuestros sentimientos o reacciones, sobre nuestra estabilidad personal y emocional, es algo que no deberíamos entregar a nadie. No es recomendable.

Es cierto que las emociones nos pueden a veces. O casi siempre. Es lo que tiene esto de ser Humanos: que nos vemos bamboleados por ellas para lo bueno y para lo menos bueno.

Pero el hecho de que sea así no nos condena a tener que quedarnos en la parte sufriente de esa situación.

Tenemos la libertad –y la obligación- de tomar nuestras propias decisiones para gobernar nuestra vida. Tras el terremoto inicial que nos provocan algunas emociones ha de venir el momento en que uno se haga cargo de su situación –desde la serenidad y la objetividad-, y deje de obedecer sumisamente a los impulsos primarios, a las reacciones descontroladas, a la derrota sin lucha, y se haga cargo de sí mismo.

Es muy conveniente evitar que ni los otros ni las circunstancias tengan poder sobre nosotros y nuestras decisiones, sobre nuestra vida y futuro. Y eso se consigue responsabilizándose. Siendo consciente de que uno tiene que afrontar las situaciones que se le presentan y tiene que resolverlas del modo más favorable en vez de quedarse impávido y sufrido ante lo que se presenta.

La prueba de lo anterior se verifica con el hecho de que la misma situación o el mismo acontecimiento afectan a cada uno de un modo distinto. Lo que para uno puede ser una tragedia para otro no es más que un pequeño incidente. Lo que para uno es emocionante para otro es anodino.

Somos nosotros los que adjudicamos los adjetivos a cada cosa, y les otorgamos la capacidad de afectarnos o dejarnos indiferentes.

En mi opinión, tenemos que afrontar y resolver todo aquello que nos afecta, al mismo tiempo que tenemos que ponernos a salvo de las cosas que nos desestabilizan o perjudican.

Tenemos que revisar nuestras reacciones, el porqué y el para qué de lo que hace nuestro inconsciente, las costumbres que no se han actualizado, los modos de hacer que actúan por su cuenta… todo aquello en lo que estemos involucrados se ha de hacer visible para poder modificarlo desde el consciente. Lo inconsciente puede convertirse en nuestro enemigo.

No debemos permitir que una palabra ofensiva ajena nos saque de nuestro centro, que las opiniones de los otros tengan más valor que las nuestras propias, que cuando algo no salga a nuestro gusto explotemos, que la rabia tome el control de nuestra vida a veces, que la tristeza se quede más tiempo del necesario cuando ya no es necesaria, que el dolor se haga crónico, o que los otros con sus palabras o sus actos condicionen nuestra estabilidad.

Es mejor que estés por encima de las reacciones momentáneas y tengas control sobre tus reacciones y sobre todo aquello que te perturba y todos aquellos que te descentran. Es tu tarea. Hazlo. Por tu bien.

Te dejo con tus reflexiones…

Visitas: 110

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

Comentario por Daisy Naquira el mayo 17, 2019 a las 5:40pm

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2019   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio