QUÉ HACER CUANDO NO APETECE HACER

En mi opinión, tú –aunque no sé quién eres- también has vivido en más de una ocasión esa sensación de que no te apetece hacer cosas y que no es por culpa del cansancio precisamente, sino porque una inapetencia que a veces no tiene razones ni motivos, se instala y se empeña en mantenerte en esa apatía descorazonada que frustra tantos momentos placenteros.

Esos momentos en los que te encuentras sin ánimos para comenzar a hacer algo de lo que tienes que hacer y no consigues ponerte en marcha; ni siquiera eres capaz de ponerte a hacer lo que te gusta hacer.

Y no se trata de que estés en una depresión, ni siquiera en una pre-depresión. Es algo que uno no puede explicarse, porque aunque una parte de la mente sienta que tiene que hacer algo, hay otra parte de la mente –que en este caso es más poderosa- que impone su inapetencia y para ello secuestra las energías y la voluntad dejándole a uno desamparado y con la única opción de quedarse quieto de cuerpo, pero con la mente reprochadora en activo.

Así se pasan las horas y uno no es capaz de activarse; no hay nada que resulte interesante o atractivo, todo aparenta haber perdido su valor o su capacidad de producir placer y satisfacción, y uno está ausente, sin saber dónde está, hasta que el final del día hace un resumen y sólo encuentra el vacío generado por la desatención a la propia vida.

Hay un conflicto silencioso en el interior al que uno asiste como espectador pero –aparentemente- sin fuerza para intervenir y sin voz ni voto. Aunque esto último no es cierto.

El momento en que uno es consciente de lo improductiva y dañina que es su situación es, precisamente, el momento en que la parte más sensata de uno –que siempre está, aunque no se sienta- debería intervenir con firmeza, con decisión, con valentía, y tomar el mando de la situación imponiendo su cordura y desterrando -como sea- ese abandono, esa desgana, esa languidez que se ha instalado.

Es muy útil en esos casos contar con la ayuda de una amistad que sea capaz de motivar, o de un psicólogo si la situación se alarga o se repite a menudo, pero es más útil aún la implicación personal, sacando el poder de donde sea que se encuentre y aplicándolo para controlar la situación y reconducirla.

O sea, obligarse.

O sea, imponerse a esa situación impasible, a esa indiferencia ante cualquier motivación, para reencontrar el camino de la normalidad y seguir adelante, incluso a pesar de la oposición de un boicoteador interno.

Y sí, se puede.

Se puede rescatar al director de nuestra vida y volver a reafirmarle en su puesto al mando para que la vida vuelva a fluir con normalidad.

Uno se tiene que enfrentar a sus debilidades momentáneas, a sus desganas, y a la flojedad de ánimo para que la vida no se siga escapando a chorros y uno pueda seguir llenando su vida de VIDA.

Se recomienda tener preparadas opciones para cuando se llega a ese momento.

Por si a alguien le sirve la idea, yo tengo un folio donde he escrito un título que es toda una declaración de intenciones: “Cosas que puedo y quiero hacer cuando no tengo ganas de hacer”. En él he escrito -y sigo añadiendo cosas- todo aquello que me es accesible y satisfactorio.

A mí, me funciona. Como ya escribí, es preciso obligarse. Como sea, uno tiene que imponerse coger el folio y hacer una selección entre lo escrito. Y obligarse. El placer, o por lo menos la satisfacción, llega después, cuando uno ya se ha puesto en marcha y está –¡por fin!- haciendo algo que le es más agradable y placentero que el abandono funesto.

Entiendo que a veces uno está tan desalentado, casi tan abatido, que esto no es una tarea fácil. Pero tampoco es imposible.

Y tú eres el beneficiado.

Así que…tú decides.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Visitas: 12

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio