¿QUÉ ES SER FELIZ?

Te voy a hacer una pegunta ahora mismo, a bocajarro, y tienes sólo un segundo para contestar. Solamente un segundo de plazo para contestar. No hagas trampas. Pero no pienses, sólo responde lo primero que sientas. Con sinceridad y honestidad. ¿Preparado? Sólo un segundo y con honestidad... ¿Eres feliz?

Si has respondido afirmativamente, felicidades, enhorabuena, me alegro por ti. Si has respondido “moderadamente feliz”, o “creo que sí”, también te aplaudo.

Si tu respuesta ha sido negativa o se te ha pasado el tiempo porque tenías que pensártelo, será mejor que sigas leyendo, por si lo que sigue te aclara algo.

En mi opinión, uno de los motivos que impiden al ser humano ser feliz es el hecho de que no sabe qué es ser feliz.

Hay una gran confusión semántica o de concepto que lleva a una confusión de ideas.

Hay quienes quieren basar la felicidad en el hecho de poseer cosas, y todos sabemos que la posesión de un bien no produce la felicidad por sí misma. Alegra al ego, contenta al orgullo, satisface socialmente, agrada hasta que se enfría la ilusión de la posesión, pero… no aporta una felicidad duradera e imperecedera. Es un espejismo.

Tampoco sirve la definición que se daba antes de felicidad: “Satisfacción, gusto, contento”. Sigue sin ser cierto. Uno puede sentir satisfacción por algún motivo pero insatisfacción por muchos otros, lo cual le impide ser feliz, puede sentirse a gusto en cierto momento o con cierta cosa –pero eso no le hace íntegramente feliz-, o tal vez sentir cierto contento –pero no está contento siempre, y aunque estuviera contento tampoco eso implicaría ser feliz-.

Es importante, muy importante, imprescindible, que cada uno se pregunte –y, sobre todo, se responda con mucha claridad, mucha precisión y mucha honestidad- la pregunta qué es ser feliz para sí mismo.

¿QUÉ ES PARA MÍ LA FELICIDAD? No qué es para el resto de la humanidad. No cuál es una definición más o menos razonable. Tampoco es suficiente con decir una frase célebre recitada de memoria.

La pregunta es: ¿QUÉ ES PARA MÍ LA FELICIDAD?

El error primordial al definir qué es para uno ser feliz, o qué es para uno la felicidad, es que va englobando en la respuesta todo aquello de lo que carece. Piensa, equivocadamente, que será feliz si tiene más dinero –en el caso de que no lo tenga-, si estuviese casado –en el caso de que no lo esté-, o si estuviese casado con otra –si no le satisface la esposa que tiene-, si tuviera otro trabajo –si no le gusta el que tiene-. Todas esas respuestas hablan de lo que le falta a uno, pero no de lo que realmente le hace feliz.

Porque… ¿Qué es ser feliz?

¿Auto-realizarse?, ¿Alcanzar las metas que uno se proponga?, Ser auto-suficiente?, ¿Evitar el dolor?, ¿No tener problemas?

Cualquiera de estas preguntas lleva una trampa implícita. No conducen a la respuesta apropiada. Pueden acabar siendo divagaciones mentales o conduciendo a una respuesta intelectualoide que deje una sensación de que una ha encontrado la respuesta que ningún sabio o científico anterior encontró.

Otras preguntas:

¿La felicidad es un sentimiento real, una sensación, o un estado?

¿Se puede ser feliz a todas horas, siempre, sin que nada de lo que suceda le saque a uno de la felicidad?

Si uno es feliz… en los momentos trágicos, cuando sucede una desgracia, cuando está ahogado en rabia o llanto… ¿sigue siendo feliz?

Veamos… ¿eres de los que piensan que la felicidad te va a venir de fuera, o te la van a aportar los otros?

¿O eres de los que piensan que ser feliz es un asunto de uno mismo?

Y otra cosa más… ¿eres capaz de distinguir entre ser feliz y estar feliz?

Esto es interesante porque si te conformas con estar feliz –que no está nada mal- te estás conformando con momentos puntuales en los que vas a estar así (te vas a sentir así), que no es lo mismo que “Ser Feliz”, porque quien “es feliz” lo es a todas horas; la felicidad pasa a formar parte intrínseca de uno, y no depende de estados emocionales o del cumplimiento o incumplimiento de deseos, ni de circunstancias ajenas.

La filosofía oriental ve esto con más claridad. Dice que la felicidad se entiende como un estado de armonía interna y que ese estado acaba reflejándose como un sentimiento de bienestar que se instala fijamente, y no es un estado de ánimo puntual y pasajero.

No es la alegría, ni el alborozo, ni la carcajada. No necesita exteriorizarse y menos de un modo ruidoso. Su expresión física, si la hubiese, sería una sonrisa apenas apreciable, casi inexistente, una manifestación de serenidad que le rodea a uno como una aura discreta, una mirada comedida pero con brillo, y un estado de concordia interno en el que la comprensión, la aceptación y la paz, son los ingredientes que lo llenan todo.

Ser feliz no depende de lo que tengamos, sino de lo que somos. Aquí está el secreto. En la aceptación de lo que somos en este momento. Lo que hemos podido. Hasta donde hayamos llegado. Porque si lo condicionamos a alcanzar el éxito, a la auto-realización, a no tener problemas, a enamorarnos… tal vez nunca seamos felices.

Las circunstancias externas ni nos han de aportar ni nos ha privar de la felicidad, porque es de insensatos dejar la estabilidad interna y la felicidad en manos ajenas

Por otro lado, conviene desmitificar un poco la felicidad, no convertirse en un esclavo obsesivo de ese estado y considerarse un fracasado –menospreciando el resto de cualidades personales- por el hecho de no alcanzar la felicidad. Porque la felicidad no es un cúmulo de cosas, no implica obligatoriamente la consecución de ciertas metas y objetivos, no hay una medida estándar a partir de la cual una tiene acceso directo y continuo a ella.

Supongo que en alguna ocasión, en la que te has aislado de tus preocupaciones o las has dejado fuera de ti, o has estado tan absorto en algo que te ha permitido ser tú mismo –sin el personaje, sin la careta y sin las presiones sociales-, en esa ocasión has tenido una sensación de felicidad o, cuanto menos, de no sentirte infeliz.

¿A que has vivido alguna vez la experiencia de permitirte ser absorbido por una puesta de sol, por una mirada, por el jugueteo de un niño, por una escena de una película, por un recuerdo…y te has sentido feliz?

Valora entonces, si te parece apropiado, qué es la felicidad para ti, qué cosas te aportan felicidad, cómo puedes promocionar la felicidad en ti, cuánto le quieres dedicar a ser feliz, a qué estás dispuesto a renunciar para ser feliz y, también, date cuenta de las cosas que te hacen infeliz… y evítalas.

Tienes mucho sobre lo que meditar y te es muy conveniente hacerlo, así que…

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Visitas: 6

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2019   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio