¿POR QUÉ QUIERES SER EL QUE NO ERES?

En mi opinión, y en la de muchas otras personas que han estudiado este asunto, con la educación que nos dan en la infancia vamos formando un modelo o un personaje que trata de dar satisfacciones a los otros, cumpliendo más o menos el prototipo que nuestros padres han diseñado para nosotros sin contar con nosotros, o el que han considerado apropiado para vivir en esta vida, y obedeciendo a todo ello uno deja de fomentar ser él mismo para ser quien se espera que sea.

Todo esto es inconsciente, por supuesto, y se hace en una edad en la que uno no sabe quién es él mismo de verdad, ni es consciente de que por estar siendo aquel que desean los otros está pagando el precio de dejar de ser él mismo.

Uno vive entonces siendo un personaje más o menos central que a su vez se subdivide en diferentes personajes que van cambiando en función de con quién se encuentra en cada momento o qué personaje es el adecuado para satisfacer al otro o cumplir sus expectativas.

Si uno se observara a lo largo de los días -saliéndose de sí mismo- podría comprobar cómo van cambiando sus actitudes, y sus estados de humor o de carácter.

Podría comprobar las diferentes caretas que se va poniendo y quitando a lo largo del día, y los diferentes personajes que encarna.

Y esto no es malo cuando se hace consciente y naturalmente. Uno puede ser él mismo cuando está siendo un padre amoroso, una mujer fogosa, un hijo atento, una dependienta amable, un cristiano fervoroso, y en todas las otras diferentes facetas de su vida.

Y uno también puede dejar de ser un poco él mismo, pero si es durante un tiempo y siendo consciente de ello. Por ejemplo, si eres un dependiente y viene un cliente pesado o desagradable, y la norma de tu empresa es “el cliente siempre tiene razón”. Aunque no estés de acuerdo, tendrás que atenderle bien y darle la razón. Pero no eres tú quien le da la razón, sino el dependiente eficiente que tiene que mantener ese puesto de trabajo. El personaje-dependiente.

Tú no has renunciado en ese momento a ser tú mismo, sino que durante un tiempo –y sin dejar de ser tú mismo- has sido exclusivamente el dependiente.

Lo mismo que pasa esto, puede pasar exactamente lo contrario, que sería inventarse un personaje que está por encima de tus posibilidades y tu realidad, que es pura ficción, pero que se atreve a hacer o decir lo que tú, siendo tú, no te atreves a hacer o decir. Una especie de Súper Tú. Y esto es peligroso.

Lo más adecuado es ser el que realmente eres.

Uno ha de admitir quién es, o lo que es.

No es lo adecuado eso de ir creando más y más personajes para utilizar dependiendo de cada momento –que puede ser útil si se controla y se es consciente-, sino que lo adecuado es persistir en el descubrimiento de uno mismo, y en la realización personal, en el mejoramiento de ese que uno esencialmente es.

Cambiar, no. Descubrirse, sí.

Eso que llamamos cambiar, en la mayoría de las ocasiones sólo es sustituir un modelo por otro, o tratar de arreglar uno de los personajes, y eso reincide en la expansión de lo que no somos nosotros.

Lo adecuado es acercarse al que uno es –el esencial, el potencial, el auténtico- y no insistir en potenciar el que uno está siendo –el circunstancial, el inventado, el que se manifiesta en nombre nuestro-, y entonces desarrollar hasta lo máximo posible cada una de las cualidades y virtudes que nos componen.

No quieras ser otro ni ser de otro modo.

Sigue en la búsqueda, sigue hasta el encuentro contigo, que nada te frene, no desfallezcas… al final de esa tarea estás tú, TÚ de verdad, esperándote con los brazos abiertos.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Visitas: 46

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio