* PAREJA, ¿SABES DIFERENCIAR EL AMOR REAL DE LA DEPENDENCIA EMOCIONAL?

En este artículo te damos algunas claves para discernir entre el amor maduro y la costumbre o la dependencia de la compañía de alguien.

Entre el amor y la dependencia puede haber una línea muy delgada por lo que a veces se puede llegar a caer en una relación enfermiza con la intención de satisfacer a la otra persona. A veces el amor se confunde con la pasión, el enamoramiento propio de los primeros tiempos de la relación o la dependencia.

Las principales diferencias entre el amor real y la dependencia emocional hacia la pareja son las siguientes:

1)  EL AMOR ES ENTREGA, LA DEPENDENCIA ES EGOÍSMO

Cuando hay AMOR, piensas en la otra persona como una prioridad, buscando que sea feliz. Vas a buscar formas de sorprenderla, aunque sea con un gesto pequeño. Puede ser que ni siquiera lleves la cuenta estricta sobre quién pone más o menos dinero en una salida.
No vas a intentar dominar a la otra persona sino que vas a pedirle su opinión porque te interesa lo que piensa. El amor muchas veces hace que demos sin esperar nada a cambio porque la gratificación está en el hecho mismo de hacer algo por el otro.

EL DEPENDIENTE, en cambio, va a buscar la forma en que la pareja lo hace feliz. De esta forma se establece una relación egoísta en la que si se entrega, es esperando algo a cambio. La persona que vive de esta forma, tiene miedo de perder a su pareja por lo que puede llegar a manipularla e intentar controlar la relación para que siga siendo algo que le otorgue satisfacción personal sin tener en consideración la del otro.

 

2) EL AMOR LIBERA, LA DEPENDENCIA APRISIONA

El AMOR MADURO va a buscar que cada integrante de la pareja pueda crecer y progresar. Esto también incluye que cada uno pueda expresarse y que no sienta desconfianza al sincerarse con respecto a sus defectos o debilidades. Puede decirse que se llega a establecer una confianza liberadora que hace que la persona exprese al máximo su potencial. Aquí no hay lugar para el control porque cada uno se ocupa de apoyar y animar al otro en sus metas y planes. Este tipo de relación apunta a lograr el crecimiento personal.

La DEPENDENCIA EMOCIONAL puede llegar a funcionar como una prisión. El dependiente va a buscar que su pareja pase cada vez más tiempo a su lado, esto a veces puede conducir a celos y al pedido de explicaciones si el otro miembro quiere hacer alguna actividad sin su pareja. Es decir, la persona dependiente va a intentar lograr que el otro olvide sus objetivos en la vida para que se entregue por completo a la pareja olvidándose de sí mismo. Esto puede deberse a temores propios o a la creencia de que la otra parte puede encontrar algo mejor ya sea en un trabajo, saliendo con amistades o conociendo alguien nuevo. Este tipo de relaciones pueden resultar agobiantes, sacando lo peor de nosotros.

 3) EL AMOR PERDURA, LA DEPENDENCIA ES EFÍMERA

El amor puede transformarse pero tiene la capacidad de mantenerse a través del tiempo. Incluso con los años puede crecer de la misma forma en que un árbol va dando nuevas ramas y teniendo raíces más fuertes. Esto no quiere decir que no haya discusiones o diferencias sino que estos desencuentros y las soluciones a las que se llegan pueden afirmar la decisión de estar juntos cada día, no por necesidad sino por cariño.

El amor va a ver los defectos del otro pero va a centrarse en lo positivo que hace que esa persona sea especial. La dependencia emocional puede llegar a necesitar de cualquier persona para que llene el vacío que se siente. Muchas personas dependientes siguen repitiendo el comportamiento con otras parejas porque no les importa tanto la otra persona sino su propio bienestar o el evitar sentirse solas. Suele verse que estos casos se acompañan de baja autoestima e inseguridad.

 

¿POR QUÉ LAS RELACIONES DEPENDIENTES SON DAÑINAS?

 

A la larga, este tipo de relaciones le hacen mal a ambos. La persona dependiente siempre tiene algo de incertidumbre pensando en que puede perder a su pareja. La otra parte puede sentirse agobiada y poco apoyada a la hora de desarrollarse, con el tiempo puede que vea que esa relación no le aporta nada y que funciona como un obstáculo a la hora de alcanzar sus objetivos. Tarde o temprano, este tipo de relaciones suelen terminar dejando un mal sabor o heridas que tardan en sanar.

Si nos damos cuenta a tiempo, antes de una ruptura caótica, podemos tratar de manejar la situación de la mejor manera posible, buscando desarrollar un amor real que nos permita y ayude a crecer con alguien que nos acompañe sanamente y a quien también nos den ganas de acompañar.

 

Fuente: elmeme.me

 

BRILLA, AMA Y SE FELIZ. NAMASTE

 

Visitas: 387

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

Comentario por Maria Rosa el junio 15, 2017 a las 9:17pm

Hola,

Natalia, si así lo queréis así será. Creo que nadie mejor que tu sabiduría interior para responder a esa cuestión, calma tu mente y pregúntale a tú corazón. Namaste

Comentario por Natalia el junio 12, 2017 a las 7:10pm
Hermoso. Crees que se pueda mantener una relación duradera en la que no hay tiempo para el otro? Por ejemplo si se ven una hora cada 15 días ?
Comentario por Daisy Naquira el junio 10, 2017 a las 10:00pm

Gracias.Bendiciones

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2017   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio