NO BASTA CON PARECER: HAY QUE SER

En mi opinión, en ocasiones somos capaces de llegar a tergiversar la realidad con naturalidad convirtiéndonos en cómplices de nuestras propias mentiras y auto-engaños, inventando verdades que no son ciertas, pasando por alto la parte de la realidad que no nos agrada, y poniendo a la vista y en primer plano algo que se asemeja al ideal que nos gustaría ser.

El Yo Ideal es, básicamente, el Yo que nos gustaría ser. El que contiene en su base el ideal al que aspiramos. Lo Ideal es la excelencia, la culminación, el modelo perfecto.

Pero… el Ideal sólo existe en la imaginación y no en la realidad. Y no existe porque está construido con aquello que no es posible, eso que sólo se queda en la utopía, una aspiración que queda lejos de nuestro alcance.

El Yo Ideal sería la culminación de todas las cualidades pero, además, sublimadas, llevadas al límite de la culminación divinizada. Y somos Humanos. Y como Humanos esa perfección no queda a nuestro alcance debido a las limitaciones que la propia humanidad nos impone, a lo que se añaden las limitaciones de nuestro modo de ser, nuestra limitada inteligencia, o nuestra situación personal.

El Yo Ideal es quien nos gustaría ser y como nos gustaría que nos vieran –y apreciaran y admirasen- los otros.

Reúne todas nuestras aspiraciones y expectativas, nuestros sueños quiméricos, la idea magnífica que sólo podemos contemplar en la ilimitación fantasiosa de nuestra imaginación. Pero… la realidad no permite que eso sea así.

Está bien tener aspiraciones y deseos de mejoramiento. Está muy bien.

Está bien que uno quiera ser la mejor versión de sí mismo. Está muy bien.

Lo que no está bien es mostrar como cierto lo que no es cierto, preocuparse de mantener una imagen idílica pero irreal en vez de dedicar ese mismo tiempo y esfuerzo a un mejoramiento real; no está bien manifestar ese Yo Ideal en vez de manifestarse uno tal como es.

No basta con parecer, con aparentar, con fingir… eso no ayuda. Eso estanca. Así no se avanza. Hay que ser valiente y esforzarse por ser uno mismo.

La integridad –que es el hecho de ser uno recto, honrado e intachable- es la referencia a la que debemos y podemos aspirar. Ser íntegro y ser digno son unas aspiraciones de referencia. Para mí, las mejores, son imprescindibles. Son un buen objetivo por el que esforzarse. Y la conciencia es una excelente aliada para conseguirlo.

Y de ese modo, potenciando esas y otras cualidades, es como uno empieza a SER y ya no necesita seguir aparentando, o sea, fingiendo.

Este es un asunto que requiere que le prestes atención.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

Visitas: 21

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2019   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio