ME DEBO MUCHAS DISCULPAS

En mi opinión, la inmensa mayoría de las personas tenemos pendiente una conversación, íntima y muy sincera, con nosotros mismos.

Una de esas conversaciones con una taza de café humeante en las manos o sentados frente al mar, una conversación mientras suena de fondo un silencio que no nos distraiga y nos permita concentrarnos en lo que estemos haciendo, una conversación precedida de un abrazo, de un mirarse en un espejo y acoger a ese ser que se refleja, que somos nosotros sin nada más, una conversación en la que aparezca también el reconocimiento por las cosas buenas que hemos hecho –que también las hay-, en la que se reconozca nuestra pequeñez, nuestra inexperiencia en esta tarea de estar en la VIDA y sin experiencia, y de tener que afrontar situaciones para las que no estamos capacitados y desde lo poco que somos realmente.

Nos debemos disculpas por lo mal que nos hemos tratado en algunas ocasiones, por lo injustos que hemos sido, por lo excesivamente rigurosos y exigentes, por la falta de serenidad en tantas situaciones, por la carencia de amor en la relación, por el frío y la distancia.

Nos debemos abrazos de acogimiento sin condiciones, de comprensión sin juicio ni crítica ni castigo; abrazos que nos rodeen en silencio, que sean de madre amada o de abuela adorada, reconfortantes, cálidos y mullidos, generosos y hospitalarios, amables y protectores.

Nos debemos muchas disculpas por exigirnos como si supiésemos de todo –cuando no sabemos-, como si fuésemos perfectos –cuando no lo somos-, por ser jueces tan rigurosos e injustos, y por negarnos el consuelo cuando más lo necesitábamos.

Nos debemos caricias y sonrisas, respeto y esmero, y nos debemos promesas de un presente con más atención y más cuidado y estar siempre a nuestro favor y permitirnos las “equivocaciones” sin hacer de ello un drama y comprender sin rigurosidad nuestra naturaleza y ser más dulces en el trato y más cuidadosos con nosotros mismos y darnos lo que nos falta y buscar lo que necesitamos y colmarnos de besos.

Nos debemos paciencia, dedicación, comprensión, dulzura, mimos, un trato exquisito, un cuidado muy tierno.

Nos debemos miradas complacientes, unos brazos siempre abiertos, una mano que nos rescate de los naufragios, paciencia, armonía, momentos excelentes, VIDA.

Y todo eso nos lo debemos dar nosotros.

Si nos lo dan los demás, sea bienvenido. Pero no surtirá el mismo efecto.

Todo eso es AMOR PROPIO y el amor propio no lo sustituye el amor ajeno.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Visitas: 74

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio