LOS ENEMIGOS EN EL DESARROLLO PERSONAL

En mi opinión, todas las personas involucradas en un Proceso de Desarrollo Personal, antes o después, y en mayor o menor medida, nos vamos a encontrar con una serie de enemigos –o de trabas- que conviene conocer perfectamente, porque en muchas ocasiones se van a presentar disfrazados de otra cosa, aparentando ser algo distinto de lo que realmente son, y nos van a entorpecer o frenar el Camino iniciado.

EL DESAPROVECHAMIENTO

Se dice que el enemigo de la vida no es la muerte, sino el desaprovechamiento. Puede ser. Vivir la vida sin aprovecharla es el pecado más imperdonable y es, sin duda, aquello de lo que más se lamentará uno cuando llegue al Tiempo de los Arrepentimientos, cuando las ocasiones y posibilidades se hayan terminado y ya sólo quede la opción de arrepentirse en un lamento continuo. Todo aquello bueno o interesante que uno se proponga tiene que llevarlo a cabo, para su propio placer y satisfacción y para que la conciencia se quede a gusto y en paz.

LA DESATENCIÓN

La falta de atención a la Vida lleva al desaprovechamiento de la misma, a llenarla de vacíos, a distraerse del verdadero Sentido de la Vida -sea el que sea para cada uno-, que sin duda, y para que lleve las mayúsculas, no es desatender la vida -o lo que nos pueda aportar en cualquier aspecto- para dedicarse a la distracción desatenta, al aburrimiento, al desperdicio del tiempo de Vivir, al derroche de ese tiempo limitado que disponemos.

LA APATÍA

Algunos días uno se levanta apático y no le apetece otra cosa que lograr que pase el día rápido y sin afectarle mucho. Si es solamente un día, no es problema. A veces el alma necesita descansar. El problema es grave cuando eso se repite un día tras otro, y cuando todos los momentos están saturados de esa indolencia, de dejadez y pereza, de desgana y desánimo. Eso es la muerte instalada en la vida. Y eso no es Vivir. El objetivo y la obligación en la vida es Vivir. Es conveniente no permitir que la apatía se adueñe de nosotros y de nuestra vida, y es bueno darse ánimos cuando se está desanimado, y es útil tener preparados una serie de argumentos o soluciones para evitar y solucionar cuando se presenta esa apatía con intención de quedarse fija.

LA DEMORA

La vida requiere aflojamiento y reflexión lo mismo que requiere energía y acción. Las cosas hay que hacerlas y muchas hay que hacerlas YA. Sí que es bueno acumular energías para cuando se va a afrontar una situación dura, y estar centrado para poder hacerla, incluso escuchar la voz interior que indica cuándo es EL MOMENTO, pero no hay que desoír esa voz y no hay que demorar el momento o la ocasión una vez que se presenta. Demorar es detenerse, y a una persona que está en el Camino le conviene no demorarlo innecesariamente.

EL ENFADO

A veces nos vamos a sentir enfadados con nosotros mismos y eso nos va a condenar a una parada en el Camino, porque nos vamos a centrar en ese enfado –al que le vamos a dar importancia- y se nos va a olvidar lo que de verdad es importante: nosotros y nuestro Desarrollo. Está bien que uno atienda a sus sentimientos, porque cuando eso sucede es la ocasión apropiada para conocer el origen real y los porqués verdaderos, pero eso es mejor vivirlo desde el desapego. Y eso se consigue valorando con justicia y ecuanimidad el motivo del enfado, viéndolo con desapego, y comprobando su trascendencia o inutilidad, y no cayendo en una actitud infantiloide o en un despecho del ego. Ojo. Cuidado.

EL ABANDONO

Mucha atención a comprobar si se está abandonando el Camino, si uno se para demasiadas veces a sentarse y descansar, o si se ha vuelto excesivamente contemplativo y ha perdido el interés. Este es un Camino imparable en el que se aceptan los pasos pequeños pero no son convenientes las largas paradas. Si observas que abandonas averigua la razón y resuélvelo. Motívate como sea. Busca compañeros de Camino si lo ves necesario. Comparte. Pero no te rindas.

TUS PROPIOS ENEMIGOS

Descúbrelos. Descúbrete. No te engañes. En el Camino del Desarrollo Personal engañarse está prohibido.

Los enemigos no son amigos. Están para vencerlos deshaciéndose de ellos. O para darse cuenta de que realmente no son enemigos.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Visitas: 407

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2017   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio