LAS INTERFERENCIAS PROGRAMADAS

En mi opinión, y sin que seamos conscientes -por lo cual no las evitamos cada vez que se presentan-, nos afectan en mayor o menor medida interferencias en lo que debiera ser el desarrollo lúcido de nuestra vida, y vienen siempre desde la educación –o deseducación- que nos aportaron en nuestra infancia, que estuvo contaminada por los traumas, miedos, errores, complejos, frustraciones, y equivocaciones, que los educadores portaban. Y englobo en “educadores” tanto a los padres como a los abuelos, otros familiares, profesores o curas/monjas, amigos, consejos, ideas, instrucciones y órdenes.

Están grabadas en nuestro inconsciente -desde la infancia- porque en su momento las aceptamos, con más o menos reparos, ya que no teníamos más remedio que sobrevivir, y para sobrevivir era imprescindible seguir bajo el cobijo y el amparo de la familia a la que pertenecemos, que nos daba alojamiento y alimento, cubría nuestras necesidades básicas, y en algunos casos inclusivo daban caricias o amor.

Si lo reflexionamos con atención, si nos observamos con esmero, descubriremos que repetimos frases, gestos, o el modo de ser de alguno de aquellos que participaron en nuestra educación y crianza.

Éramos entonces loros que repetían sin saber lo que decían, imitadores de unos adultos que no eran conscientes de que estaban formando la personalidad del niño, y lo que iba a ser su vida y su futuro, al estar aprendiendo de personas que no eran precisamente expertos en la enseñanza. Personas que no se encargaron de actualizarse, de sanarse y purificarse, y se limitaron a repetir lo que sabían sin valorar si era bueno o malo, si era beneficioso o perjudicial.

Ese repetir sin saber si uno está de acuerdo, ese representar el papel que otros han escrito para uno sin estar de acuerdo ni con el guión ni con el montaje ni la representación, se volvió en contra y nos ha perjudicado y nos perjudica.

Uno padece un conflicto –en muchas ocasiones- entre lo que hace y lo que realmente querría hacer; es un conflicto -del que uno no es consciente del todo pero sí que lo intuye con claridad- entre lo que es complacer a los educadores obedeciéndoles y lo que es vivir de acuerdo con los propios principios.

Es un sentimiento indefinible, no es mortal pero crea angustia, desconcierto, una sensación de desubicación, de no tener claro quién es uno y quién es el que reclama desde dentro, el que no está de acuerdo y propone romper cosas y hacerlas de nuevo.

Esas interferencias entre el personaje que han creado los otros con sus enseñanzas, mandatos, o adoctrinamiento/adiestramiento, y el que nosotros intuimos que se encuentra en el interior, latente pero sin manifestarse, con el que nos sentimos más identificados, más en sintonía, crea un conflicto del que no siempre se sabe cómo salir.

Y entonces se recurre al psicólogo –en los casos más extremos-, o uno busca y se busca en charlas sobre Desarrollo Personal, conferencias, libros y artículos cuyos títulos les llaman a gritos, o se pregunta “2¿realmente quién soy?”, y entonces uno descubre su desidentificación con quien está siendo, que no coincide, por supuesto, con quien realmente es.

Ese momento de desconcierto, mezclado con una alegría esperanzada, puede marcar el inicio del descubrimiento de quién es uno.

Y lo primero que uno descubre es el desconocimiento de sí mismo, la sensación de haber estado viviendo una vida equivocada o de un modo equivocado. Y luego descubre la cantidad de preguntas que tiene sin su correspondiente respuesta. Lo perdido que está. Y que hay un mundo que no es el mundo que ha vivido o en el que ha vivido.

Esa es la tarea. El Desarrollo Personal, la actualización de todas las virtudes, el perfeccionamiento de todas las cualidades, progresar y mejorar, empezar a sentirse en paz consigo mismo.

Es necesaria la eliminación de las interferencias programadas para poner en su lugar un brillante Plan de Vida, que es una tarea interesante, intensa, llena de alegrías y algunas decepciones, pero grandiosa… e inevitable.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Visitas: 78

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio