LA VIDA NO ES UNA NOVELA ROMÁNTICA

En mi opinión, bastantes de las frustraciones y desazones que padecemos se deben al incumplimiento de algunos de los proyectos que, bien consciente o inconscientemente, hicimos en algún momento.

A menudo nos equivocamos al proyectar el futuro, porque nuestra mente tiene menos limitaciones que la realidad, y porque no siempre ponemos coto a los excesos de la imaginación y de los sueños, y dejamos que pongan utopía en el lugar de la sensatez.

A medida que vamos avanzando en el consumo de nuestro tiempo de vida, y que se convierte en presente lo que antes llamábamos futuro, vemos con decepción que no hemos alcanzado todo aquello que nos habíamos propuesto, que no todas las cosas salieron como estaban previstas, y que nos parece más complicado de realizar de lo que se suponía.

Hay aspectos con los que nos sentimos satisfechos, donde estamos más o menos bien con un aprobado que no nos defrauda del todo, pero hay otros que duelen porque no se han acercado a donde estaba imaginado.

Hay que estar predispuestos a que todo no salga a nuestro gusto y tener una amplia y generosa tolerancia a la frustración. Lee el artículo TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN si te interesa el asunto:
http://buscandome.es/index.php/topic,13923.msg16369.html#msg16369

La búsqueda de la perfección absoluta o del éxito completo parece que no compensa el esfuerzo que requiere, y en muchos casos eso no es nuestro anhelo, sino el de nuestro ego queriendo sentirse bien.

¿Y si no aspiramos a un 10 en todo?

¿Y si aceptamos que la vida no es perfecta y nos conformamos –sin que eso nos haga sentirnos mal- con hacerlo y pasarlo lo mejor posible dentro de nuestras capacidades y posibilidades?

La vida, como dice el título, no es una novela romántica.

No hay mariposas revoloteando a nuestro alrededor todos los días, no tiene de fondo una banda sonora emocionante, no todo brilla y no todo acaba bien.

Así que aceptemos todo esto del mejor modo posible, valorando la nadería que son las cosas hasta que las cargamos de un drama y un dolor que no tienen por sí mismas, aceptemos lo etéreos que son la mayoría de los asuntos a los que llamamos problemas, la insignificancia de un contratiempo en comparación con lo que es toda una vida, o valorando cómo nos afecta el hecho de ser tan rigurosos y exigentes con cosas que, en realidad, son insignificantes hasta que les atribuimos una importancia que no tienen.

Aceptemos que no todo es brillante y maravilloso, y cuando aparezca algo desagradable quitémosle el drama, lo pesaroso, la tragedia, y dejemos que pase a nuestro lado de refilón y sin contagiarnos de su negrura.

Miremos nuestra vida en conjunto, recordemos cómo algunas cosas en su momento nos parecieron el fin del mundo y ahora están almacenadas en el pasado; más concretamente, en el olvido.

La vida no es una novela romántica, pero tampoco un drama lacrimógeno.

Sepamos aceptar lo que nos propone, eliminando o no sufriendo mucho lo desagradable, disfrutando y complaciéndonos en lo satisfactorio.

Me encanta esta frase: “En la vida no se trata de trata de encontrar refugio en la tormenta. Se trata de aprender a bailar bajo la lluvia”.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Visitas: 11

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio