EL CUENTO DEL AMOR Y LA LOCURA

Mario Benedetti

Cuentan que una vez se reunieron en algún lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los seres humanos.

Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso: “¡Vamos a jugar al escondite!”.

La Intriga levantó la ceja intrigada y la Curiosidad, sin poder contenerse, le preguntó: “¿Al escondite?  Y, ¿cómo es eso?”. “Es un juego  —explicó la Locura—  en el que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón, y, cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes al que yo encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego”.

El Entusiasmo bailó entusiasmado secundado por la Euforia. La Alegría dio tantos saltos que terminó convenciendo a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba hacer nada.

Pero no todos querían participar. La Verdad prefirió no esconderse… ¿para qué? si al final siempre la hallaban. Y la Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en realidad lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido suya).  Y la Cobardía prefirió no arriesgarse.

“Uno, dos tres…”, comenzó a contar la Locura.

La primera en esconderse fue la Pereza. Como siempre tan perezosa se dejó caer tras la primera piedra del camino.  La Fe subió al cielo, y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo que, con su propio esfuerzo, había logrado subir a la copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzó a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos. Que si un lago cristalino para la Belleza; que si una hendida en un árbol, perfecto para la Timidez; que si el vuelo de una mariposa, lo mejor para la Voluptuosidad;  que si una ráfaga de viento, magnífico para la Libertad;…  Y así terminó por acurrucarse en un rayito de sol.

El Egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio: aireado, cómodo,… pero sólo para él. La Mentira se escondió en el fondo de los océanos (mentira, se escondió detrás del arco iris). La Pasión y el Deseo, en el centro de los volcanes.  El Olvido,… se me olvidó dónde se escondió el Olvido, pero eso no es lo más importante.

La Locura contaba ya novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve… Y el Drogamor no había aún encontrado sitio para esconderse entre sus flores.

Un millón contó la Locura y comenzó a buscar.

La primera a la que encontró fue la Pereza,… a sólo tres pasos detrás de unas piedras. Después se escuchó la Fe discutiendo con Dios sobre Teología, y a la Pasión y el Deseo los sintió vibrar en los volcanes. En un descuido encontró a la Envidia y, claro, pudo deducir dónde estaba el Triunfo. Al Egoísmo no tuvo ni que buscarlo, él solo salió disparado de su escondite, que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed, y al acercarse al lago descubrió a la Belleza. Y con la Duda resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada en una cerca sin decidir aún dónde esconderse.  

Así fue encontrando a todos. Al Talento entre la hierba fresca, a la Angustia en una oscura cueva, a la Mentira detrás del arco iris (mentira,… en el fondo del mar). Hasta el Olvido,…  que ya se había olvidado que estaba jugando a las escondidas.

Pero, sólo el Amor no aparecía por ningún sitio.

La Locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, y en la cima de las montañas, y cuando estaba por darse por vencida divisó un rosal y pensó: “El Amor, siempre tan cursi, seguro se escondió entre las rosas”.  Y tomando una horquilla comenzó a mover las ramas,… cuando de pronto se escuchó un doloroso grito… Las espinas habían herido los ojos del Amor, y la Locura no sabía qué hacer para disculparse. Lloró, rogó, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó en la Tierra al escondite, el Amor es ciego,… y la Locura siempre lo acompaña.

 

Visitas: 1283

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

Comentario por rosa el abril 26, 2013 a las 1:46am

que hermoso, gracias

Comentario por rosa el abril 26, 2013 a las 1:45am

que hermoso ¡ gracias

Comentario por sabrinabernochi el abril 24, 2013 a las 3:50am

Muy bello gracias......Me encantó.

Comentario por Morelia Tibisay Almario el abril 23, 2013 a las 5:04pm

Disculpame msb, te agradezco una vez mas tu aporte, y lo de falta de etica no me refiero a ti, si no a mi (y ahora me disculpan todos por haber pluralizado), por eso puedo incurrir en estos errores sin intencion, porque como no soy periodista no me motive a averiguar la fuente de la informacion y como no soy analista literaria no estudie la estructura de la obra, solo publique por el mensaje de su contenido y no me referi a estilo sino a belleza y tienes mucha razon en internet hay de todo y no en ese todo se debe confiar. Voy a tartar de tener mas cuidado aunque la página de donde lo tome tiene cosas muy interasante y es seria ademas me la recomendo una persona tambien muy seria que publico algo de aqui, esta página permite y recomienda que se republique y comparta todo lo que uno le interese de alli, siempre y cuando se respeten los creditos. Gracias porque en esta pagina estamos para ayudarnos y para iniciar discuciones constructivas como esta, y supongo habremos dejado un aprendizaje a los lectores con nuestros comentarios y esta publicación. FELIZ DIA DEL LIBRO

Comentario por msb el abril 23, 2013 a las 1:01pm

Yo lo aclaré justamente y dije con todo respeto, porque sé q en la red circulan millones de textos atribuidos a autores que no lo son. Claudia S. Castro tiene una obra muy rica, que no se asemeja para nada a la de Benedetti, en su estilo, a quien admiro profundamente. Pero no se sabe cuando la publicará porque tiene motivos personales para no hacerlo. Ojalá contara por ejemplo, cómo surgió esta fábula. Y no se me ocurriría decir que es falta de ética; sí me atreví con conocimiento de causa y para realizar un aporte.

Comentario por ROCIO G. el abril 23, 2013 a las 3:28am

GRACIAS, ES MUY BELLO.

Comentario por Morelia Tibisay Almario el abril 22, 2013 a las 5:21pm

Gracias por la aclaratoria, pero esto lo tome de una Web en su seccion Cuentos para el Alma, me parecio lo suficiente bello que lo quise compartir y se lo atribuyen a Mario Benedetti y la hermosura del cuento asemeja la hermosura de su obra, de manera que no cuestione su autoria, pero como la intencion fue compartir su contenido (por suerte algunos aqui no somos periodistas ni analistas literarios porque recurriria en falta de etica) pero como sea investigue y note que en la web hay cierta polemica por su autoria, se la atribuyen a diferentes autores en predominio a Mario Benedetti, de todos modos meritos para su verdadero autor. y Claudia Silvia que salga del anonimato porque siendo autora de una obra asi debe tener mucho que ofrecer.

Comentario por msb el abril 22, 2013 a las 3:57pm
Hola! Hermoso ! Una aclaración con todo respeto:Esta fábula se ha mantenido anónima por mucho tiempo.
Su verdadera autora es una mujer chilena que tuve oportunidad de conocer. Se llama Claudia Silva Castro y en estos momentos está prácticamente en el anonimato; ojalá decida volver a escribir pronto!!
Comentario por lucia Montoya el abril 22, 2013 a las 3:09pm

Es bonito

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2019   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio