¿HAY OTRAS POSIBILIDADES?

En mi opinión, se ha convertido en costumbre mayoritaria esto de hacer caso al dicho de “Virgencita, que me quede como estoy”, haciendo referencia -de un modo similar a como lo hace “más vale conocido que bueno por conocer”- a que uno acaba acostumbrándose a que en su vida haya cosas que deberían ser insoportables –pero se soportan-, a otras cosas de las que somos conscientes que tenemos que cambiarlas –pero no las cambiamos-, y a una insatisfacción más o menos notoria que a todos nos acompaña porque somos conscientes de fallarnos en muchos aspectos y tenernos un poco abandonados, desatendidos, llevando como buenamente podemos la vida pero sin intervenir directamente en ella tomando las riendas con la decisión y firmeza que se requiere.

Dejamos pasar los días cometiendo la estupidez de estar insatisfechos con nosotros y nuestras actuaciones –o nuestra indolencia- pero sin hacer lo necesario para remediarlo.

¿Por qué nos quedamos soportando lo de siempre?, ¿por qué no hacemos lo que sabemos que tenemos que hacer?, ¿por qué aplazamos una y otra vez esta tarea de revisar nuestra vida y deshacernos de lo innecesario, tirar lo inútil, eliminar lo erróneo, e implantar lo más cercano a la perfección?

¿Por qué nos quedamos detenidos y estancados, eludiendo nuestra responsabilidad, paralizados en la queja, protestando y quejándonos porque no ocurre aquello sin nuestra intervención aquello que sólo depende de nosotros?

Nos instalamos en un conformismo lamentable, que debería ser inaceptable, y acabamos rendidos sin mover lo fundamental para que se produzca el cambio necesario.

¿Hay otras posibilidades? En un 99% de los casos, sí hay otras posibilidades. Lo que pasa es que no queremos verlas o aceptarlas porque nos resultan incómodas. Porque requieren esfuerzos o cambios drásticos que no queremos acometer. Otra vez “Virgencita, que me quede como estoy”, que no vaya a peor.

Nos instalamos en eso que se denomina “zona de confort” –que en este caso nos propone quedarnos como estamos y no arriesgarnos- y nos quedamos en lo desagradable porque nos resulta más llevadero que lo que es “posiblemente más desagradable”-aunque también puede que no lo sea tanto como creemos-, pero que sin duda es necesario.

El miedo. O la pereza. O la mala costumbre. O la rendición. O creer sin razón real que no va a ser posible. Cada uno encuentra una razón/excusa para no permitirse ver otras posibilidades, para negar lo evidente, para auto-engañarse, aunque, en el Proceso de Desarrollo Personal, esto de engañarse conscientemente es, sinceramente, imperdonable.

¿Puedo cambiar lo que sé que tengo que cambiar de mí?
La respuesta es SÍ.
Atrévete a comprobarlo. Sé valiente. Hazlo.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Visitas: 11

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

© 2019   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio