ESTAMOS LLENOS DE INSATISFACCIONES

En mi opinión, hay demasiadas personas que se aferran a las insatisfacciones y permiten que les obnubilen de tal modo que no son capaces de darse cuenta de que no tienen la importancia tan grande, y en la mayoría de los casos artificial, que les adjudican.

Esas mismas personas tienen tendencia a magnificar las cosas que les pasan, o las que no les llegan a pasar, y todo lo que no salga tal como desean es un atentado directo a su integridad personal y emocional, que se ven resentidas con la misma intensidad que si les pasara un ciclón por encima.

La vida no es perfecta y en la vida no pasan las cosas como cada uno desea, y esto hay que asumirlo sin frustración, sin pataleta, sin sentirse víctima de los hados o del destino.

Es así.

Y mientras antes se acepte, menos sufrimiento habrá que padecer.

La mayoría de las insatisfacciones son berrinches infantiles del ego, que no ve satisfechas sus demandas, sus ilusiones.

Y conviene recordar que las ilusiones son conceptos sin una base firme de realidad; son solamente sugerencias de una imaginación sin consciencia de las dificultades o las imposibilidades, son esperanzas que parecen atractivas, pero les damos un tratamiento de cosas que se han de cumplir… ¡sólo porque la hemos imaginado!

Es una auténtica –y trágica- inconsciencia confiar en que por haber deseado una cosa, ésta se vaya a materializar.

Y es una absurdez darle categoría de autenticidad a algo que solo tiene lugar en el pensamiento.

El deseo ha de estar acompañado por la energía, la voluntad, la constancia, el trabajo…

Es una actitud con mucha infantilidad la de pedir lo que se desea con la misma inocencia –y con el mismo esfuerzo nulo- que se le pide algo a los Reyes Magos.

La vida es algo más serio que creer en que algo ajeno va a venir a resolver los problemas principales, las necesidades importantes; es una equivocación de consecuencias graves la de dejarla inconscientemente en manos del azar o del destino o de la casualidad, o confiar en que son los hados y los ángeles los que harán la tarea que cada uno ha de realizar por y para sí mismo.

No es lícito ansiar algo, quedarse quieto esperando que todo confabule en favor propio para que le sea concedido, y en el caso –más que probable- de que no se cumpla, rendirse a una pataleta furiosa, o a una frustración que no debería llegar a producirse.

El hecho de esforzarse por lograr algo, y alcanzarlo, tiene un doble premio: el haberlo conseguido y el aumento correspondiente en la autoestima.

A lo largo de la vida nos llegarán satisfacciones provocadas por personas o sucesos ajenos a nosotros, y han de ser muy bien venidas y agradecidas, pero la práctica totalidad de las cosas que queremos nos las tenemos que procurar por nosotros mismos, con esfuerzo, con dedicación e insistencia, con pasión y sin desánimo.

Es preferible ser muy selectivo a la hora de poner el cumplimiento de nuestras satisfacciones en algo ajeno –no podemos responsabilizarnos por lo que hagan o no los otros-, y también hay que vigilar que no las dejemos en manos de las utopías porque, como ya sabemos, tienen mayor tendencia a no cumplirse.

Y es conveniente valorar el impacto que las insatisfacciones nos producen. Aunque se trata de sentimientos, que son difíciles –pero no imposibles- de controlar, por el propio bien es mejor no darles una importancia excesiva. Es mejor que nos pongamos a salvo de su nefasto efecto.

Cuidarnos es una tarea primordial, y evitarnos los sufrimientos e insatisfacciones innecesarios, también.

Es bueno des-dramatizar la vida y no permitir que las insatisfacciones nos alteren y amarguen la existencia.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Visitas: 72

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio