EL ESPEJO Y TÚ

En mi opinión, mirarse con los ojos abiertos en un espejo es más duro que mirarse con los ojos cerrados en el interior. En este segundo caso, parece que la ausencia innegable e inevitable de unos ojos penetrantes que te indagan desde el espejo, silenciosa pero sólidamente, hace un poco más sencilla la situación.

En cambio, cuando te miras en el espejo y te mira esa figura que es exactamente igual que tú pero plana, igual que tú en cuanto a que no puede disimular su tristeza, con la misma mirada producto del desasosiego de no saber pero al mismo tiempo con una pregunta sin definir, una pregunta que todavía se está construyendo relacionada con “¿Quién soy yo?”, “¿Quién es ese del espejo?”, “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”, “¿Qué me pasa?”, “¿Qué inquietud es esta que me agobia y me altera y me provoca una sensación de desubicación?”.

Me armo de valor y miro a la cara al del espejo. “No sé quién eres”, me dice. “Yo tampoco lo sé”, le digo.

“¿Qué quieres?”, pregunta. “No lo sé”, le tengo que decir.

“¿Qué te pasa?”, inquiere. “Ya me gustaría saberlo”, tengo que reconocer frente a él y frente a mí.

“¿Qué haces mirándome?”, interroga. “No lo sé”, repito. En realidad tengo ganas de huir, de borrarme, de deshacerme de esta mente inquisidora que no me permite eludir mi estado interior y me lo pone enfrente continuamente.

Observo que el del espejo se atreve a hacerme las preguntas que yo evito, y me las hace directamente, sin pensar en mi miedo, sin respetar esta cobardía en la que me refugio cuando se trata de investigarme o de pretender conocerme.

Tengo tanto miedo a lo que pueda encontrarme… y tengo tanto miedo a qué me puede pasar si reconozco que tengo errores y motivos de arrepentimiento y grandes vacíos y más dudas y mi pobreza espiritual y mi incapacidad para afrontar los asuntos que tengo pendientes de resolver y esta indefensión ante la vida y estos sueños desmoronados y esta lágrima que siempre está preparada para salir y esas noches preñadas de dudas…

Así estoy siendo yo la mayoría del tiempo, y por eso es que me cuesta responder con una sonrisa a la mirada seria que me reta, y me cuesta encontrar razones para convencerle de que abandone esa inquisición, eso que siento como un acoso continuado.

Bastante débil soy yo como para tener que aguantar también mi propia enemistad, pero esa seriedad no me invita a una reconciliación. No veo colaboración por su parte, ni una apertura de brazos que me acoja a pesar de mi humanidad –iba a escribir “debilidad”, pero me di cuenta a tiempo y no lo hice-, ni una sonrisita que me transmita perdón o, cuanto menos, comprensión.

Esto de mirarse al espejo para conocerse es el ejercicio más duro que conozco. Bueno, es peor aún mirarse y no encontrar una sonrisa enfrente, como es mi caso.

El del espejo me vuelve a preguntar, aunque yo no le quiera escuchar y, aún menos, responder. Me pregunta sin una pregunta concreta. Es como que quiere hacer que me sienta culpable con solo mirarme. Y lo logra. No necesita acusarme: ya tengo que saber yo todos los motivos por los que podría acusarme.

A pesar de todo, persisto en volver a mirarle a los ojos. Yo trato de quitarle dureza a mi mirada con la esperanza de que él también lo haga. Deseo poderlo conseguir, porque mi voluntad es la de llegar a una reconciliación, a un hermanamiento, y no voy a dejar de intentarlo.

Sé que me quiero aunque no me lo demuestre.

Sé que esto de “me quiero” es el lema que ha de resistir y no abandonarme. Y yo no abandonarlo.

Por encima de todo, de mis propios altibajos, de mis auto-enfados, de mi tremenda exigencia y mi dificultad para perdonarme, por encima de todo ello está mi propio amor que intuyo –aunque no veo-, está un cuidador poco activo –porque no le dejo cuidarme-, está la intuición de que dentro de mí se encuentra quien yo quisiera encontrar.

Dentro de mí, estoy YO.

Y con ese YO me quiero encontrar.

¿Y tú?, ¿qué ves cuando te miras al espejo?

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

“Oír o leer sin reflexionar es una tarea inútil”. (Confucio)

Si te ha gustado ayúdame a difundirlo compartiéndolo.

Visitas: 17

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2017   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio