APRENDER, APREHENDER, ENTENDER, COMPRENDER

En mi opinión, cada uno de estos asuntos son distintos aunque nos empeñemos –incluso el diccionario en algún caso- en darles un tratamiento similar.

Disculpa que insista en pretender una diferenciación pero, para mí, la interpretación es distinta, y me gusta que sea distinta.

APRENDER es adquirir conocimiento, lograr saber algo de memoria y poder recordarlo y repetirlo, sin elaborarlo, sin sentirlo, de un modo impersonal que no afecta, aunque no se entienda lo que se ha aprendido, y puede hacerlo cualquier persona con buena memoria.

En cambio, APREHENDER es asimilar inmediatamente, llegar a reconocer de un modo que no requiere la explicación racional y ni siquiera pasar por la mente; es sentir como una voz insonora dentro que dice “eso ya lo sabía yo”, integrarlo dentro de uno mismo, saberlo propio, y utilizarlo continuamente, como parte intrínseca de uno mismo.

En mi opinión, lo que se aprende no forma parte de uno y sólo se aplica y es útil cuando el pensamiento y la atención están pendientes de ello, y lo que se aprehende pasa a formar parte de la naturaleza de uno, o de sus principios y valores.

Donde yo veo la diferencia es que en APRENDER no hay implicación, es mental, sin aportación personal, y tiene vigencia solo durante el tiempo exacto en que mentalmente se le presta atención, pero en el momento en que la mente se ocupa con otra cosa desaparece y desaparecen los efectos que pudiera ocasionar.

En APREHENDER hay integración, unificación, está el hecho de impulsar algo que ya estaba dentro de uno pero necesitaba una voz externa que lo activara sacándolo del letargo.

Lo que se aprehende ya no se suelta, mientras que lo que se aprende se puede llegar a olvidar.

ENTENDER–en mi interpretación- es tener una idea clara de las cosas en el nivel mental, es tener información, incluso es poder deducir a partir de ese entendimiento, pero COMPRENDER es integrar, es incluir algo dentro de uno de modo que eso que se comprende forme ya parte indivisible de uno; no es algo que se queda en la mente: es algo que penetra en todo hasta llegar a la esencia de uno, donde se aloja ya definitivamente.

A veces, se aprehende y se comprende directamente, y es lo más efectivo.

En otros casos, es necesario reflexionar –que es más que pensar- y no con la mente, sino con el corazón; no se trata de “qué se piensa” sobre algo, sino “qué se siente” sobre algo.

Se reflexiona desde la objetividad, desde la desidentificación con el objeto de reflexión, desde la imparcialidad… al mismo tiempo que se le hace caso a las aportaciones de una sabiduría innata de la que todos disponemos… hasta los más escépticos.

APREHENDER en vez de APRENDER.

COMPRENDER en vez de ENTENDER.

No es solo un asunto semántico: se trata de aplicar atención a las cosas, de atenderlas con la dedicación que requieren y merecen, de implicarse en la vida, de atravesar la superficialidad, de darle integridad e intensidad a nuestra existencia.

Y eso se consigue aprehendiendo y comprendiendo.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

Visitas: 15

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio