ANTES DE COMENZAR EL CAMINO DEL AUTOCONOCIMIENTO - 1ª PARTE

ANTES DE COMENZAR EL CAMINO DEL AUTOCONOCIMIENTO
PRIMERA PARTE
(Son 5 en total)

PREFACIO
Aunque a lo largo del texto usted lea palabras como: bien, mal, bueno, malo, error, equivocación, defecto… sepa que en mi opinión no deben utilizarse, ni escritas ni hablada y ni siquiera pensadas.

Son palabras malditas que llevan implícitas subliminalmente la necesidad de un castigo, y conllevan una onerosa carga mortificante de dolor o sufrimiento añadida. Y cada vez que hacemos uso de ellas estamos fomentando y reafirmando su negatividad.

Otras, como: jamás, nunca, siempre… Sólo se salvan en contadas ocasiones. También es conveniente dejarlas en desuso, porque al usarlas nos estamos dotando de una seguridad e inmovilidad, y con su empleo condenamos a “lo que sea” a no evolucionar o ser modificado.

Las empleo en algunos casos exclusivamente para que sea más evidente el impacto de lo que quiero expresar, pero recomiendo que no se usen.

Y procura tener cuidado también si lees órdenes del estilo de: tienes que, deberías, haz esto… o cualquier otra cosa en la que veas implícito un aire de superioridad o un tono impositivo (“porque lo digo o lo mando yo”)

Si quieres leer este artículo tal vez te dejará un poco más claro lo que opino al respecto: http://buscandome.es/index.php/topic,2642.msg4107.html#msg4107

Antes de empezar un Camino de Espiritualidad o de Crecimiento Personal, es muy conveniente tomar conciencia de una serie de cosas, algunas de las cuales relaciono aquí. No aparecen todas, por supuesto, pero son suficientes para ponerse en marcha.

Más adelante, cada uno y en función de sus intereses o sus motivos de preocupación, irá añadiendo las que considere necesarias.
Cada uno tomará bifurcaciones en su Camino, pero nunca lo perderá de vista y a cada rato regresará a él para no perderlo.

YO SOY LO ÚNICO QUE TENGO

No hay otra cosa. No puedo escoger, ni puedo dejarme. Sí puedo hacer lo posible por corregirme y sí puedo actuar de otros modos distintos.

Lo que vaya a construir tiene que ser a partir de mí, que soy lo único que tengo.

Si decido quedarme quieto y rendirme porque creo que no tengo remedio, o no merezco la pena, o soy ya mayor para hacerlo, o porque a mí no hay quien me cambie, entonces, por supuesto, no habrá cambios.

Si creo que nunca es tarde para ser la persona que me hubiera gustado ser, o la que estoy destinado a ser, o la que intuyo en algunas ocasiones que debería ser, entonces sí hay opciones reales de hacerlo.

Cuando uno se auto-valora ha de tener cuidado de no darle más importancia a como está siendo en este momento que a como realmente es.

Porque aunque uno se haya equivocado mil veces y haya hecho mil cosas de las que no está satisfecho, eso no ha de menospreciar la materia prima de la que está compuesto cada uno.

Si uno es bueno en esencia, por naturaleza, todo lo que haya decidido y luego se haya demostrado que no era la mejor opción, no es para tener en cuenta de un modo solamente negativo.

Son cosas del pasado, y si uno inicia el Camino es mejor que sólo mire atrás para ver cuánto ha avanzado, y además con la alegría que aporta saber que ahora sí, que esta vez sí va uno en la dirección acertada, y que en la meta se intuye el Yo al que aspiramos.

Cargar unas alforjas llenas de resentimientos, inculpaciones, recriminaciones, arrepentimientos… no hacen sino añadirnos el lastre de un enemigo implacable, un inquisidor sanguinario, un eficiente torturador, un verdugo ansioso de cumplir la sentencia. O un malvado vengador que en su injusta apetencia no se da cuenta de que él mismo es la víctima.

LA OPORTUNIDAD DE SER UNO MISMO

Esto es mucho más grande y más importante de lo que aparenta.

El proceso de Autoconocimiento, que es previo al Crecimiento Personal y es el primer paso al mismo tiempo, te da la oportunidad de algo que pudiera haberte parecido imposible en otro momento: poder ser tú mismo.

Ser tú mismo conlleva poder manifestarte tal como eres en realidad, defender tus derechos, exteriorizar tus sentimientos, expresar tus opiniones, sentirte a gusto contigo mismo, eliminar la dependencia emocional de los otros, vivir en paz… en fin, llevar una vida digna y plena.

Si miramos hacia atrás, la mayoría de nosotros encontramos pocos momentos en los que realmente hemos sido nosotros mismos y nos hemos podido mostrar y manifestar como somos.

Y, en algunos casos, sólo hemos podido ser nosotros mismos cuando nos hemos enfadado porque nos han pisado lo más sensible de la dignidad. Sólo entonces nos hemos atrevido.

Una vez que comencemos el Camino iremos viendo que es necesario defender nuestra dignidad (Respeto y estima que una persona tiene de sí misma y merece que se lo tengan las demás personas) y normalizar la Autoestima, y para ello nos valdremos de instrumentos como la Resiliencia (Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas) y la Asertividad (Comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos).

Lo que se vaya a vivir a partir de ahora, ha de ser con mucha alegría y felicidad, a la vista del resultado que se puede conseguir.

La oportunidad que se abre es inmensa. Tan inmensa como el placer de poder ser, por fin, Uno Mismo.

Francisco de Sales

Visitas: 54

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio