AL DESAPEGO SE LLEGA POR AMOR

En mi opinión, no puedo estar de acuerdo con una frase que he leído que dice: “Al desapego se llega por el desamor”, aunque tal vez no esté de acuerdo con ella porque no comprendo del todo y bien lo que quiere decir.

Tal como aparenta, puede parecer que sólo tras una mala experiencia con el amor, o con el dolor del desamor, es como se puede llegar al desapego. Que sólo con la falta de amor se llega al desapego. Y es que decir que uno se desapega de una persona porque ya no la ama me parece excesivamente simple. Desapegarse de alguien a quien no te sientes apegado no tiene mucha complicación…

Yo tengo mi opinión sobre el modo de llegar al desapego, y es a través del amor, exactamente lo contrario de lo que dice la frase.

Sólo si amas sabes que no tienes derecho a los apegos, ni a mantener una cosa o persona "dependiente" de ti ni a depender tú de ella. Entonces –si amas- te das cuenta de que todo y todos han de vivir en su libertad, y es cuando sientes con una claridad indiscutible que vives mejor en la independencia que te produce el desapego.

Tú eres la primera víctima de la relación con una persona o una cosa donde la primacía está en la dependencia que genera.

Desapego, en una relación, cualquier relación, no significa desamor, significa libertad. De ambos.

Me contaron una anécdota que, resumiendo mucho, se refería a un chico que siempre estaba metido en casa porque le daba miedo salir a la calle. Su madre, para animarle a que saliera a la calle, le regaló una crucecita y le dijo que llevándola encima estaría a salvo de cualquier tipo de peligro, que mientras la tuviera no correría ningún riesgo. Lo que consiguió la madre con eso fue el efecto contrario: ahora tenía miedo a salir a la calle por el miedo a perder la crucecita.

Tener apego a una persona o cosa te genera un miedo extra. La dependencia que se crea con respecto a ello hace que se sufra por la posible pérdida de esa persona o cosa objeto del apego.

El desapego no es el pasotismo –que es la indiferencia ante los asuntos de la vida social-, ni es la indolencia –que es quedarse insensible ante el dolor sin afectarse o conmoverse-, ni es la indiferencia –que es no sentir ni inclinación ni repugnancia ante algo-, ni es la apatía –que es la impasibilidad del ánimo-, ni cualquiera otro de sus sinónimos, como desidia, pereza, dejadez, abandono, insensibilidad, etc.

El desapego –el no apego-, en mi opinión, es la capacidad o la habilidad de conseguir la libertad de no depender de las cosas.

Es ser consciente de que las cosas son lo que son, que las personas son quienes son y como son, que nada nos pertenece.

En el apego hay deseo, hay necesidad de posesividad, hay síntomas de esclavitud y hasta tiranía, hay angustia, hay miedo, hay tensión y preocupación. Lo que no hay es libertad.

Como todos sabemos, la libertad no sólo es deseable, sino que es hermosa, y es agradable, y provoca un estado de ánimo de independencia, relaja el modo de vida, y da autonomía al pensamiento y alegría al alma.

Conviene entender esto: Cuando sentimos apego a una cosa es porque suponemos que el hecho de poseerla nos aporta algún tipo de beneficio, pero las personas o cosas que son objeto de nuestros apegos no nos pertenecen –que se supone que es lo que nos daría una relativa pero falsa tranquilidad-, y en realidad es exactamente lo contrario: nosotros les pertenecemos a ellas. Somos sus esclavos, porque dependemos de ellas.

Esta es la tragedia: dependemos de nuestros apegos.

La libertad no está en poseer, sino en no ser poseído por las cosas.

Y conviene revisar a fondo y con tranquilidad aquellas cosas por las que sentimos apego, y nos daremos cuenta de que no tenemos derecho a hacerlo, que eso nos perjudica, de que privamos y nos privamos de libertad, que en la dependencia están la sumisión y la esclavitud, que es una actitud insana, y que las ataduras nunca son buenas.

Libérate y libera.

Sé generoso contigo y con lo demás.

Que cada persona y cada cosa sean ellos mismos.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si te ha gustado ayúdame a difundirlo compartiéndolo.

Visitas: 25

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Escuela Iniciática para añadir comentarios!

Participar en Escuela Iniciática

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2018   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio