¡Bienvenidos a uno de los meses más poderosos del 2015! Con dos eclipses, uno durante una Súper Luna, Mercurio yendo retrógrado, Saturno entrando en Sagitario, Plutón estacionándose directo en Capricornio y Venus completando su viaje retrógrado a través de Leo,¡hay para todos sin un momento de aburrimiento! Por supuesto, si los momentos de aburrimiento son algo que ustedes desean ardientemente, este mes puede ser algo desafiante a veces, a menos que estén preparados para echar su preferencia al viento y ver lo que la vida les presenta en el menú.  Pueden descubrir un gusto de algo que nunca habían probado antes o un aprecio sorprendente por una delicadeza no muy circunstancial. Aunque la ‘moderación en todas las cosas’ puede ser un consejo útil, no hay peligro en dar un comienzo a todas las cosas, ¡solamente para ver lo que se hubiesen perdido de lo contrario!

Una oposición entre Neptuno y Júpiter y un sextil entre Saturno y el Nodo Norte apuntalan a septiembre. Juntos ellos exigen un realismo comprometido conjuntamente con la fe en una visión superior. Es un equilibrio delicado a alcanzar. Hay poco significado en ver la vida a través de lentes rosados que evitan que podamos lidiar con los desafíos necesarios, al igual que no tiene sentido sobrecargarse con aquellos desafíos en los cuales nos retiramos a nuestro mundo privado de fantasía o negación.  Nuestra presencia en esta tierra viene con poder y responsabilidad y los momentos actuales de gran cambio exigen que abramos nuestros corazones y mentes a las implicaciones de ambos. A lo largo del mes venidero se nos llamará a actuar responsablemente y con gran poder. Discernir cómo hacerlo en honor al bien mayor es clave para nuestra efectividad.

Las relaciones son importantes en septiembre, con Venus en conjunción con Marte en Leo al comienzo del mes, Mercurio retrógrado en Libra y Venus yendo directa el 6. La primera semana del mes nos desafía a combinar el amor por el yo con el amor por los demás encontrando la expresión más elevada de ambos. Necesitamos más palabras cálidas para que el amor haga que el mundo gire. Necesitamos acciones nacidas de éste, estilos de vida centrados a su alrededor, prioridades que lo reflejen. Y por encima de todos necesitamos saber qué es el amor más allá de los corazones y flores de romance o el acuerdo mutuo de mentes similares. El pretendido común de que el amor debe tener un objeto sobre el cual derramamos su generosidad disminuye esta fuerza asombrosa. Como seres relacionados experimentamos el amor fundamentalmente en esa forma, pero más allá de este amor personalizado yace un campo infinito de este del cual podemos extraer algo que necesitamos hacer cada vez más en un mundo donde la expresión del amor a menudo está lastimosamente carente. Septiembre nos insta a ser amor, en compañía o en solitario, en público o en privado: conocernos a nosotros mismos como una fuerza abarcadora y de aceptación en el mundo, no un remolino divisivo y auto enfocado de expectativa y deseo.

Al terminar Venus su fase retrógrada en Leo el 6 de septiembre – durante la cual hemos tenido gran oportunidad de reconocer nuestra inevitable interdependencia – entramos a una estación de eclipses: un momento durante el cual las consecuencias de acciones pasadas nos alcanzan y el progreso (en cualquier dirección) aprieta el paso. Las estaciones de eclipses a veces vienen llenas de sorpresas con momentos de ‘bien, no vi venir eso’. Excepto que nosotros probablemente pudiésemos haberlo visto venir si hubiésemos prestado más atención. Esta dura hasta el 12 de octubre, durante cuyo tiempo las circunstancias que necesitan cambiar lo harán, y los cambios necesarios tendrán lugar nos guste o no. Pero hasta los eventos menos apropiados solamente ocurren cuando es su momento – aunque no sea el nuestro – y la mejor actitud en una estación de eclipses es una de apertura y fe en que cualquier cosa que ocurra porta la semilla de nuevos comienzos, independientemente de cómo se sienta en ese momento.

El 13 se produce un eclipse solar en Virgo en oposición a Quirón, que enfatiza aún más la necesidad de la conciencia de grupo en lugar de la individual y resalta nuestro papel como partes componentes de un mayor movimiento hacia la totalidad. Este es un eclipse humilde, que se curva ante las fuerzas naturales que conforman nuestro mundo, reconociendo que estas energías primordiales también fluyen a través de nosotros. No estamos aparte o por encima de ellas, para manipularlas como nos parece, sino que somos animados por ellas, nos vivificamos con su propia esencia. Los eventos en este tiempo nos recordarán nuestro lugar en el orden de las cosas. Las acciones alineadas con nuestra causa mayor de evolución planetaria serán bendecidas por las energías prevalecientes. Aquellas conformadas para mejorar nuestros intereses personales por sobre aquellos que sirven al despertar planetario pueden, sin embargo, entrar en contradicción para ganar su sitio. En todas las cosas el panorama mayor es clave, al igual que la humildad de Virgo que afirma que un papel pequeño en el gran drama del despertar colectivo es una bendición mucho mayor que un gran papel en el mini drama de nuestras pequeñas vidas.

El 17 de septiembre ve a Mercurio ir retrógrado en Libra, anunciando un período de tres semanas para la reflexión respecto a cómo nos relacionamos con el mundo que nos rodea. Si las energías del eclipse nos desestabilizan, Mercurio revela las dinámicas subyacentes que pueden estar alimentando la desestabilización. ¿Estamos siendo verdaderos con aquellos cercanos a nosotros, con nosotros mismos, con el mundo en su conjunto? Si no es así, ¿en qué medida escondemos la verdad y por qué? Todos tienen una cara pública y una privada que pueden diferir, a veces considerablemente, pero si la diferencia crea discordia, estrés y/o confusión podemos necesitar estrechar el cerco y hacernos cargo de algunas verdades previamente evitadas. Hacerlo antes de finales de octubre es importante, cuando primero Marte y luego Venus disparen aún más asuntos energizados por los eclipses solares, brindando otra oportunidad de abordarlos desde un punto de vista más abierto y comprometido.

Saturno entra en Sagitario el 18 de septiembre, donde permanece hasta diciembre del 2017. Es tiempo de darle forma a nuestros sueños a largo plazo, de manifestar su presencia como una realidad no la fantasía de ‘un día en el que todo ha caído en su sitio’. El hecho  es que todo no caerá en su sitio. No todo. Algunas partes lo harán, otras adoptarán una vida propia y harán lo suyo. Depende de nosotros decidir si vamos a vivir la vida en espera o vivirla de forma activa en el momento presente haciendo de ella lo que podamos. Saturno en Sagitario nos enseña que no necesitamos inspiración constante para actuar, una paz sin límites para enfocarnos, una abundancia interminable para alcanzar nuestros objetivos. Todo lo que necesitamos es nosotros mismos, despiertos y comprometidos para traer el cambio, preparados para mantenernos en rumbo y tomar lo bueno y lo malo. Saturno en Sagitario nos da esperanza, pero es una esperanza práctica, en nosotros mismos y en nuestra capacidad para hacer lo necesario para manifestar el cambio, no esperanza en un cambio milagroso que nos presente nuestra vida ideal en bandeja de plata.

El cambio de signo de Saturno es apoyado por Plutón que va directo en Capricornio el 25. Ha estado en este signo pragmático e industrioso desde hace seis años y debemos acostumbrarnos a su increíble poder. Desde que se volvió retrógrado a mediados de abril nos ha recalibrado para que funcionemos con un combustible diferente: ese de la propia vida, no el combustible de las emociones y la inspiración o la desesperación y la angustia. Nos ha recordado que no necesitamos mucho drama para estar comprometidos con una causa ni alturas espirituales para mantenernos despiertos ante el mundo. Simplemente podemos permitirnos la alimentación por parte de la propia esencia de la vida: a veces apasionante a veces tranquila, a veces triste a veces inspiradora, a veces todo lo que queremos y en otras, todo lo que tememos. El viaje de Plutón hacia delante a través de Capricornio nos revelará el poder profundamente creativo inherente a vivir la vida simplemente y a vivir una vida simple: caminar con ligereza en la tierra a la vez que estamos en profunda comunión con ella. No necesitamos hacer grandes canciones ni bailes respecto al despertar, convirtiendo una evolución natural en una identidad rígida. El universo sólo necesita que estemos vivos y despiertos, listos para actuar cuando sea necesario, esperar cuando no lo sea y resonar con el flujo y reflujo en sus ciclos naturales, sin querer conformarlos a nuestro propio diseño, ¡asumiendo que somos sabios!

Un eclipse lunar en Aries el 28 de septiembre coincide con una Súper Luna, creando una fuerza formidable para el cambio interior que puede tomarnos de sorpresa si se lo permitimos. Este eclipse plantea la cuestión de cómo nuestras relaciones con nosotros mismos impactan en los demás. Esta es una luna muy subjetiva, su luz está eclipsada por la opinión personal y el poder de nuestra psiquis que busca primero confirmar su visión del mundo. Tenemos una elección ahora: creer lo que nuestra mente condicionada nos dice o expandirnos más allá y descubrir nuevas perspectivas.  Una disposición a hacer esto último nos permitirá una comunión más profunda con los demás así como con nosotros mismos y un mayor aprecio de cuán influyentes podemos ser aun cuando y quizás especialmente, no nos demos cuenta. El poder de este eclipse puede desatar una nueva visión de nosotros, un reconocimiento del potencial no percibido anteriormente. O puede solidificar una visión egocéntrica del mundo que sirve simplemente para bloquear el progreso en los meses venideros. La percepción ahora es clave y una voluntad de sacrificar aquellas cosas que sirven únicamente a una necesidad egoísta de poder e importancia, sin alinearnos nunca con la causa más profunda del despertar.

Al cierre del mes podemos sentirnos liberados o restringidos, o ambos en igual medida. La libertad disponible si permitimos que los eventos de este mes actúen sobre nosotros se equilibra en fuerza solamente por el monto de nuestro apego a aquello que creemos que no podemos prescindir en la vida. Si terminamos este mes aferrados a la vida y a un futuro imaginado que se nos va entre los dedos, simplemente necesitamos soltar y dejarlo atrás. No hay tiempo para adioses largos y lacrimosos o compromisos mortales que reprimen nuestro temor y niegan nuestra plenitud. El universo ha hablado y su palabra tiene poder. Al igual que nosotros cuando nos alineamos con su despliegue y nos convertimos en aquello que específicamente tememos: cambio sin restricción y un potencial desconocido. Solamente al convertirnos en la vida podemos vivirla verdaderamente, llena de  su  vitalidad y poder irreprimible. Solamente al salirnos de su cauce ridiculizamos nuestra energía y evitamos el nacimiento de nuestro potencial.

Fuente: Sarah Varcas

*******************
Puedes ver muchos mas contenidos en:
Cursos de CRECIMIENTO PERSONAL y ESPIRITUAL, en VIDEO:
Artículos sobre Almas Gemelas:
Web Personal de Assaya:
********************  

Visitas: 967

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2017   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio