HAY QUE LLENAR LA VIDA DE VIDA

En mi opinión, uno de los mayores pecados, y de los más dramáticos, que uno puede cometer es el de no haber vivido la vida. Su vida.

Conformarse con llegar al final del día con una leve satisfacción porque se han disfrutado algunos placeres –cosa que está muy bien- no ha de servir como justificación para tener la sensación de tener una vida plena.

Están muy bien los placeres, repito, pero es conveniente la búsqueda y el encuentro con algo más trascendental, algo que produzca una satisfacción aún mayor aunque su manifestación sea solo una sensación invisible e indescriptible cuya principal beneficiaria es el alma o la conciencia.

Reitero que están muy bien los placeres, mientras más mejor -siempre que sean dentro de lo correcto para la conciencia de cada uno-, pero la trascendencia de la que formamos parte, o que forma parte de nosotros, nos exige calladamente algo más.

Es algo que se asemeja a una paz interna muy placentera, a una sensación de estar haciendo lo adecuado y no satisfacer solamente al ego o al cuerpo y lo carnal, sino también a lo espiritual.

¿Cómo se alcanza eso?, ¿Cómo se llega ahí?

Creo que las respuestas a estas preguntas, u otras similares, las ha de buscar cada uno en su interior. Creo que no es adecuado copiarlas, y menos aún imponerlas, de un modo frío y mental, como una fórmula matemática, porque no lo es y porque no va a funcionar si se hace de ese modo.

Esto se trata de sentimientos, emociones, vivencias, experiencias personales, de vida, y no es un laboratorio donde las cosas actúan o reaccionan siempre igual en base a un proceder siempre igual.

¿Qué me aporta paz?

Esta pregunta puede ser el principio.

¿Qué me hace sentirme más Yo Mismo?

También vale como principio.

¿Cuándo y por qué se siente satisfecha mi conciencia?

Casi cualquier pregunta que no vaya dirigida directa o sibilinamente al ego puede acercarnos a una respuesta que esté en el verdadero camino.

Hay que llenar la vida de Vida, o de VIDA, y no solamente de cosas.

La conciencia y la consciencia son nuestras aliadas en esta tarea.

La atención y la honestidad son compañeras necesarias e ineludibles.

La rectitud y la moral son imprescindibles.

La VIDA es algo más que lo que nos pasa.

Y, curiosamente, la vida se nutre de VIDA.

Así que es conveniente llenarla de lo que de verdad la llena y no solamente de lo que la ocupa.

Darse cuenta del Aquí y Ahora, del Yo Soy y Yo Estoy, tocarse y sentirse, escucharse y abrazarse, continuamente, es del todo necesario y del todo imprescindible.

Las cosas pasan o se olvidan, y no todas siempre dejan huella. Los sentimientos de uno hacia uno mismo, y la consolidación de la relación con el Uno Mismo –el Ser Superior-, sí nos hacen personas, sí nos conectan con la divinidad, con lo trascendental, con el Camino, con el Sentido de la Vida.

Hay algo que está más allá de lo cotidiano. Y no me refiero a “más allá” como espacio físico. Me refiero a algo que trasciende nuestros actos comunes, que deja una huella en forma de paz y concordancia, que asienta y afirma, que sabe que es la Verdad y lo correcto.

La búsqueda de eso puede que sea el objetivo de estar en este mundo o en esta vida. ¡Quién lo sabe!

A cada uno le vale su verdad. Por eso hay que ser muy honrado al dictar la propia Verdad.

Hay que disfrutar –no me canso de decirlo y desearlo-, pero no hay que olvidarse de dar satisfacciones también a ese que en esencia y realidad somos, que es más que humano, y que habita en nosotros o somos, realmente, nosotros.

Búscalo.

Búscate.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Visitas: 45

Responde a esto

LIBROS de ASSAYA

* * *

 

===> Nos AYUDAS al MANTENIMIENTO de esta WEB y las SALAS ONLINE?

 

****************

 

 

*****

***

© 2017   Creado por ♥ Assaya ♥.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio